Cuarzo2019-02-12T14:03:01+02:00

Cuarzo de Galicia

El cuarzo es una forma de sílice que se presenta en la naturaleza como componente mayoritario y casi exclusivo de arenas, gravas, areniscas, cuarcitas y cuarzo cristal. En Galicia es muy abundante en la tierra, incluso en capas de sustrato superficial.

Sin embargo, sólo un pequeño porcentaje del cuarzo se comercializa como silicio, dado que la industria consumidora requiere especificaciones de pureza muy estrictas, tanto físicas como químicas y mineralógicas.

¿Para qué se emplea el cuarzo de Galicia?

En la actualidad, la sílice es utilizada en numerosos procesos industriales: como abrasivo, desecante en forma de gel, constituyente del hormigón, fertilizantes, aislantes, fabricación de cerámicas y ladrillos, refractarios, además de estar presente en diversas técnicas de fundición y obtención de aleaciones.

Por otro lado, el silicio es indispensable en la fabricación de vidrio (envases, ventanas, etc.), catéteres, implantes, lentes de contacto, encendedores (sílex), fibra óptica (cables de comunicación)…

El uso del silicio se encuentra en constante evolución, tanto por las posibilidades que ofrece en el campo de la electrónica (según se le añadan más o menos impurezas a un compuesto fabricado con él, variará su conductividad), como en la industria fotovoltaica al ser el silicio cristalino el compuesto más usado en la fabricación de celdas solares.

¿Cómo se obtiene el cuarzo en Galicia?

El cuarzo de Galicia se obtiene con dos procesos mineros distintos:

  • En cantera. Cuando se presenta en grandes filones, el cuarzo se extrae de una cantera mediante perforación y voladura. Se transporta posteriormente a una planta de procesamiento.
  • En depósitos superficiales. En algunas zonas del interior de Galicia (Terra Chá y en interior de A Coruña), el cuarzo se encuentra en depósitos superficiales, a metro y medio de profundidad, justo debajo de la tierra vegetal. Para extraerlo, las empresas mineras separan esa capa de sustrato productivo para agricultura y ganadería, acceden al recurso mediante cribado y vuelven a depositar la tierra vegetal. Los propietarios recuperan el terreno para su uso habitual manteniendo su productividad. Con este sistema, la extracción de bolas de cuarzo en amplias zonas de Galicia (1.600 hectáreas hasta 2018) se realiza sin menoscabo de otras actividades.

Una vez extraído, el mineral debe ser procesado en una planta que realiza procesos industriales (trituración, lavado y clasificación) para adecuarlo a la fabricación de distintos productos. El material sobrante se emplea como árido de construcción.

La importancia del cuarzo en Galicia

Galicia es líder nacional en producción de cuarzo con el 68% de la producción y supone el 98,5% de las exportaciones. La gran mayoría de ellas lo hacen por los puertos. En Galicia hay seis explotaciones de cuarzo que emplean a cerca de 200 trabajadores.

El cuarzo, mineral industrial clave para la sostenibilidad

Las aplicaciones tecnológicas del sílice que se obtiene del cuarzo son explotadas desde el inicio de la tercera revolución industrial, con productos como relojes, cristales, fibras y semiconductores. Sin embargo, científicos de todo el planeta buscan y encuentran novedosas aplicaciones para el material extraído de las minas de Galicia.

La fabricación de células fotovoltaicas sería imposible sin la sílice cristalina que se obtiene del cuarzo. El silicio es un componente muy utilizado en las placas fotovoltaicas que generan de energía solar renovable por sus propiedades de semiconductor. Sus propiedades físicas y químicas son idóneas para convertir la luz solar en energía eléctrica.