Sindicatos, empresas y Administración coinciden en explotar los recursos minerales propios para frenar la crisis

2021-10-05T10:35:17+02:0022/09/2021|

La Cámara Oficial Mineira de Galicia, Minaría Sostible de Galicia y EIT Raw Materials, con la colaboración de la Xunta de Galicia, celebran esta semana el evento ‘Minerales estratégicos para la industria gallega’, que ha arrancado este lunes en la Cidade da Cultura en Santiago de Compostela.  

La jornada ha girado en torno a la crisis global de materias primas estratégicas, que también afecta a Galicia, con parones y grandes problemas de suministro en sectores claves para Galicia, como son la automoción, el naval, el sector de las TIC o la metalurgia. Así, Francisco Conde, vicepresidente segundo de la Xunta de Galicia y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, declaró que la minería es fundamental para hacer frente a esta crisis que afecta a sectores nucleares para Galicia como el de la automoción, por la falta de microchips.  

“La industria y la minería son dos vectores inseparables desde el punto de vista del proceso de sostenibilidad hacia el cual camina el tejido productivo, por lo que, cada vez con mayor intensidad, tenemos que vincular todas las actividades mineras a la propia industria”, señaló Francisco Conde. El vicepresidente segundo de la Xunta hizo hincapié en la necesidad de investigar y explotar los recursos propios y también en la responsabilidad de “hacerle ver a la sociedad que el sector extractivo es fundamental para los sectores claves de la economía gallega”. Por eso, desde la Administración se va a seguir apostando por la minería sostenible y responsable. 

Por su parte, Juan José López, presidente de la Cámara Oficial Mineira de Galicia, alarmó de la situación que vive Europa que “puede ver amenazados su desarrollo y su estado de bienestar, porque quien controle las cadenas de suministro de materias primas, controlará el desarrollo industrial y por tanto la economía global”. Por eso, el presidente de la COMG, destacó el potencial del suelo gallego, que contiene muchos de los minerales marcados por la Unión Europea como estratégicos: “El plan de los países europeos debe ser investigar: organismos, centros de conocimiento y empresas mineras tenemos la obligación de estudiar nuevos proyectos y activar viejas minas para la recuperación de materiales estratégicos con criterios ecosostenibles”. 

Sobre investigación también hablaron Lorena Jurado, responsable de Business Development del EIT Raw Materials de la Unión Europea, y Javier Rey, delegado en Galicia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), quienes explicaron que el primer paso para alcanzar una economía verde es la investigación de yacimientos y de nuevos métodos de explotación más eficientes y respetuosos, y pusieron en valor iniciativas impulsadas desde la UE como ERMA (European Raw Materials Alliance).  

María Coutinho, subdirectora de Recursos Minerais de la Xunta de Galicia, fue la encargada de moderar la primera mesa redonda del día, en la que estuvieron presentes Pablo Núñez, representante institucional de Cobre San Rafael; Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra; y representantes sindicales de CCOO, UGT y CIG 

En esta mesa, tanto sindicatos como empresas coincidieron en la necesidad de explotar los recursos propios para solventar la crisis de materias primas y para generar empleo de calidad, ya que “350.000 empleos de la Unión Europea dependen directamente de la industria extractiva”. 

Cristóbal Sánchez, secretario general de Industria y Minas de la Junta de Andalucía, presentó la experiencia andaluza con la minería metálica y cómo están adaptando el plan estratégico de la minería al Horizonte 2030 de la UE. 

La sesión de tarde arrancó con la ponencia de Juan Manuel Vieites, presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, en la que alarmó sobre la situación que están viviendo la industria y la construcción. Además, hizo referencia a los fondos Next Generation procedentes de Europa y a los “deberes” de España a la hora de gestionarlos de manera eficiente mediante mecanismos ágiles, ya que es “una oportunidad para cambiar el sistema productivo”. 

Durante esta jornada también intervino Vicente Peinador, presidente de CONFEDEM (Confederación de Empresarios de la Minería y la Metalurgia), una ponencia en la que arrojó datos concretos: “China controla el 99% de la producción de tierras raras, por lo que dependemos por completo del país asiático, mientras que en España contamos con yacimientos identificados como el de Monte Galiñeiro (Pontevedra) sin explotar”. 

La mesa que cerró el acto estuvo moderada por Juan Ignacio Rodríguez, director del Inega y en ella participaron Francisco Silva, delegado de Iberdrola en Galicia, que destacó “la necesidad de implantar energías renovables de forma masiva, para lo que necesitamos materias primas minerales”; Diego López, director de materiales de construcción de Cerámica Campo, que explicó que ciertos materiales para construcción, como los cerámicos son fundamentales para asegurar la eficiencia energética de los edificios y para la ansiada transición energética; y Eduardo Rivero, responsable del vehículo eléctrico del CTAG (Centro Tecnológico de Automoción de Galicia), que hizo referencia a todos los materiales necesarios para el desarrollo del coche eléctrico, entre ellos cobalto, litio níquel o manganeso.  

Europa importa la mayor parte de las materias primas necesarias para su industria de terceros países, lo que trae como consecuencia la proliferación de explotaciones mineras en países (en Asia y África) que no respetan el medioambiente ni los derechos humanos. Eso supone un incremento de los costes y una mayor dependencia de largas e inestables cadenas de suministros. Además, las empresas de la UE estén a merced de otros mercados que regulan precios y disponibilidad.  

Por parte del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Noroeste de España, Juan José Iglesias, declaró que “en España hay ingenieros altamente preparados, que controlan las mejores técnicas disponibles, pero que realmente muchos acaban trabajando en el extranjero por falta de oportunidades”.