Seis minas y canteras gallegas con una segunda vida

2020-02-10T10:54:06+01:0014/04/2019|

Una vez que se agota el ciclo de producción de una mina el espacio generado puede seguir siendo útil para usos económicos y sociales. Galicia cuenta con ejemplos de rehabilitaciones ambientales de gran calado, como las efectuadas en las Minas de Meirama y de As Pontes, ambas de extracción de carbón para abastecer sendas centrales térmicas. Además, existe otro gran número de antiguas minas y canteras con rehabilitaciones medioambientales.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando la antigua mina no es compatible con un aprovechamiento medioambiental? ¿Se puede generar valor económico y social en el uso de un hueco minero? La respuesta es sí. Veamos algunos ejemplos del uso de huecos mineros sin actividad por iniciativas industriales y culturales.

1 – Urxeira – Salvaterra do Miño (PO)

La empresa Áridos do Mendo explota graveras en las terrazas del río Miño desde hace 30 años. La actuación de recuperación del suelo va encaminada a la utilización del hueco minero resultante de la extracción de áridos como suelo industrial para la Plataforma Logística Salvaterra-As Neves (Plisan). Estos espacios se llenan, en primer lugar, con lodos procedentes del lavado de los áridos en planta. Después, con lodos procedentes de otros procesos mineros, como el serrado de granito de explotaciones de Porriño. Así se aprovechan los huecos para recoger estos residuos inertes y formar explanadas idóneas para su uso industrial en una zona, el área metropolitana de Vigo, con una gran carencia de suelo de este tipo. Más información sobre Plisan en la web de la Autoridad Portuaria de Vigo.

2 – Canteras de Montealegre – Ourense

A principios del siglo XXI el Concello de Ourense inició la recuperación del espacio de Montealegre, una zona alta, con antiguas canteras e instalaciones industriales para crear un Jardín Botánico, con vegetación mediterránea y un reservorio de agua dulce. Se trata de 15 hectáreas en las que se han catalogado 240 especies de flora y 132 de fauna de clima mediterráneo, muy escaso en Galicia. Las canteras se han convertido en un auditorio al aire libre y en zona de escalada. En un alto se ha dispuesto un mirador sobre la ciudad en un entorno para uso social y didáctico.

3 – Centro de Tratamiento de Residuos Industriales – Sobrado dos Monxes (AC)

Los huecos mineros son idóneos como base para instalaciones de tratamiento de residuos. Su gran espacio, la morfología uniforme de su suelo y su ubicación facilita la implantación de plantas de valorización. Así lo consideró la empresa Gestán, que implantó en una antigua cantera de granito en Sobrado do Monxes un complejo industrial de 150.000 m2 de superficie y que está formado una planta de valorización de residuos industriales y voluminosos, nave de procesado y prensado, planta de inertización y estabilización de residuos industriales, depósito controlado, planta de elaboración de tecnosuelos, planta de tratamiento de residuos líquidos, laboratorio, oficinas, nave almacén, vestuarios y aula ambiental. Dispone de instalaciones contraincendios, balsas de emergencias, red de saneamiento y electricidad, sistema de almacenamiento y tratamiento de aguas pluviales y sistema de tratamiento y depuración de aguas industriales. Además posee la Autorización Ambiental Integrada.

4 – Centro de Valorización Ambiental – Touro (AC)

La antigua mina de cobre de Touro es ahora un centro de valorización ambiental (VATOP) donde convergen las actividades de cuatro empresas enfocadas a la economía verde: Explotaciones Gallegas, dedicada a la producción de áridos y restauración del terreno; Tratamientos Ecológicos del Noroeste, centrada en el tratamiento de residuos y subproductos orgánicos e inorgánicos para generar compost y tecnosuelos; Tecnología y Reciclaje de Materiales, dedicada al reciclaje de plásticos agrícolas y de bolsas de uso doméstico para su reutilización en nuevos productos plásticos; y Centro de Valorización Ambiental del Norte, spin-off universitaria enfocada al desarrollo e innovación.

La acción combinada de estas empresas gallegas ha permitido recuperar casi por completo las aguas y suelos que sufrieron la herencia de una mina abierta en los años 70 cuando las leyes eran mucho más laxas. La creación de tecnosoles específicos para las necesidades de la zona ha permitido eliminar la acidificación del entorno, con la consecuente creación de humedales que acogen a todo tipo de seres vivos.

5 – Palacio de la Ópera – A Coruña

El Palacio de la Ópera de A Coruña fue construido en 1989 sobre la base de una antigua cantera y usando el frente de la misma como una de sus paredes. El edifico, de propiedad municipal, alberga unas modernas instalaciones capaces de adaptarse a cualquier espectáculo. Junto al edificio, en el frente de la antigua cantera, el artista gallego Leopoldo Nóvoa realizó un mural que denominó Tapiz de Piedra o Mural da Canteira. Se trata de una obra de 700 m2. La explotación minera, actualmente en el centro de la ciudad, siguió en activo hasta mediados del siglo XX. En 1977 el Concello de A Coruña ya había convertido todo el entorno en el parque urbano de Santa Margarita.

6- Cantera Monte de Costa – Arteixo (AC)

La Camara Oficial Mineira de Galicia (COMG) realizó en 2006 una actuación de arte efímero en los terrenos de la Cantera Monte da Costa, propiedad de Lista Granit. Para ello encargó al artista gallego Camilo ‘Seira’ Rodríguez la elaboración de un conjunto escultórico megalítico que se llamaba O Bosque, y que pretendía ser heredero de Stonehege. Se trataba de cuarenta árboles de granito en bloque, cada uno de más de cincuenta toneladas de peso y más de siete metros de altura que forman la primera intervención artística realizada en una cantera. La obra permaneció en el entorno de la cantera hasta 2007.

Estos ejemplos demuestran que las operaciones mineras tienen sólo un uso temporal del terreno y que tras la explotación de los minerales debe restaurarse la condición del terreno de manera que su valor sea igual o mayor al que tenía antes de ser empleado como mina o cantera.